CAPITULO II UNA MOTO EN UN MAR PERDIDO

AQUEL ODIO INCONTROLADO EN LA FRONTERA DE AZERBAIYÁN Y DOS HORAS RETENIDA.

Paso la noche en Batumi (Georgia), frontera con Turquía. Bajo una incesante lluvia y una máxima de 8 grados atravieso el país con la intención de dormir en la villa olímpica que hay tras la frontera de Azerbaiyán, a unos 70 kms. Esta vez, voy por una carretera de montaña que al final se complicó bastante por haber muchos tramos cortados.

DSCF0223

Llego tarde y cansada a la frontera. No presto atención a que llevo la bandera armenia en la moto, ni me acuerdo, estoy agotada. Guardo cola tras un coche de “alta gama y destartalado” que hay delante de mi. Cuando llega mi turno, en la ventanilla de inmigración, empiezo a escuchar voces. Un militar con una navaja golpea mi maleta. ¡Me doy cuenta rápidamente de lo que está sucediendo!. “BIG PROBLEMA, BIG PROBLEMA” me grita una cara endiablada.

DSCF0228.JPG

Intento hacer que no sé de qué va todo aquello, pero me hace ir hasta allí para señalar con desprecio una bandera “la de Armenia”. ¡Soy tan solo una viajera, no entiendo nada más!, le dije, pero, con aquella navaja la rayaba, ¡Me puse sería e hice un gesto de basta ya con la mano!. Me llevaron a una pequeña garita y vino un jefe con muchas estrellas. Gritaba y gritaba en azarí. Revisando encuentran los sellos de Armenia del año anterior. No me dejaban entrar en el país y ya empezaba a trazar un plan B. Nuevamente me conducen a la moto y les digo que si el problema era esa pegatina, la quitaba. Tiré de ella y se la día a un militar, que rápidamente me indicó que la de la otra maleta también. Las cogió, arrugó entre sus manos, tiró al suelo y pisoteó para terminar con ellas en el cubo de la basura. Y así, de esta manera, tras más de dos horas en la frontera pude finalmente entrar en el país.

DSCF0235.JPG

Maybe tomorrow

Esa era la respuesta que recibí durante tres días en el puerto de Alat al sur de Bakú (Azerbaiyán). Tras comprar el billete, te explican que no saben con certeza cuando llega el barco. Al parecer el mar Caspio es muy traicionero y tan pronto está en calma como una fuerte tormenta pone en peligro a los navegantes, ¡eso me dijeron!.

Después de 3 días y 10 horas, consigo embarcar en un carguero, que estaba literalmente para el desguace, pero allí viajaban un ciento de camiones para Kazajistán, al puerto de Aktau.

_DSC2362.JPG

Casi dos días de travesía. Cuando llegamos al puerto era de noche. Subieron un montón de militares kazajos que nos hicieron ponernos a todos en fila para revisar nuestro equipaje. Eso y un enorme pastor alemán, que lejos de la “sutiliza” de los perros policía que conocemos, olisqueaba y desperdigaba todo. Se subía a las personas ante la atenta mirada de estos militares que nos hicieron bajar del barco por una escalerilla y volvernos a poner en fila para registrarnos otra vez con los perros. En una pequeña furgoneta, nos trasladaban en grupos de 12 hasta la oficina de inmigración alejada de la zona y a la que tuvimos que volver caminando. Una vez la moto fuera, otro registro, sacar todo de las maletas y nuevamente el perro. Si al puerto llegamos a las 23:00h cuando llegué al hotel eran la 06:30h de la mañana.

_DSC2368.JPG

Un día de descanso en Aktau y al día siguiente ya con destino a Beyneu, donde atravesaré el desierto de Kyzyl Kum.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s